viernes, 30 de marzo de 2012

ALEJANDRINA MARIA DA COSTA

CRONOLOGÍA
DE LA VIDA DE ALEJANDRINA DE BALASAR

Para una mejor orientación, aconsejamos la lectura de este plano cronológico de las fechas y hechos más importantes de la vida y de la evolución mística de Alejandrina María da Costa.

Marzo 30: Alejandrina nace en Balasar, distrito de Porto (Portugal).
De enero, hasta fines de julio de 1912, vive en una pensión en Póvoa de Varzim, donde frecuenta la primera clase primaria.- Recibe la Primera Comunión de manos del Padre Álvaro de Matos, en la iglesia Matriz y el Santo Crisma de las manos del Señor D. Antonio Barbosa Leão, Obispo de Porto (1911).
Se aplica al trabajo para ganar el sustento. Miembro del grupo coral de la parroquia y catequista. Primeras manifestaciones de su amor por la oración mental.
Adolece con tifo y recibe los últimos Sacramentos. La madre le coloca en las manos el crucifijo y ella: “No es este el que yo quiero, quiero a Jesús Eucarístico”.
Sirve en casa de un vecino. Por motivos de salud, debe dejar el trabajo para siempre. Algunos meses en Póvoa para su tratamiento. – en el mes de marzo salta de la ventana para salvar su pureza.
El médico Joao de Almeida, de Porto, prevé que quedará paralizada.
Abril, 14 – Se recoge en el lecho para siempre. – Sin saber como, se ofrece como víctima y comienza a pedir el amor al sufrimiento – Inicia en sus “meses de mayo”, en honor de Nuestra Señora y celebrados con solemnidad.
Al saber de una peregrinación a Fátima siente el deseo de curar y hace novenas; desilusionada, es asaltada por un pensamiento: “Jesús está prisionero en el Tabernáculo; también yo soy prisionera”. – compone la oración a los sagrarios. – Florecillas para la reparación eucarística.
Cuando está en oración le invade en el corazón un fuerte calor que la arrebata.
Primera invitación íntima de Jesús a la inmolación: “Amar, Sufrir, Reparar”.
Padre Leopoldino Rodrígues Mateus
El Párroco que le llevaba todos los días a Jesús, es sustituido por el Padre Leopoldino Rodrígues Mateus (3-7-1933); al principio le lleva la Comunión solamente los viernes, después todos los días. –Agosto, 16-20: Encuentro con su primer Director Padre Mariano Pinho S.J.. – Octubre 18: Recibe la afiliación a las Hijas de María. – Noviembre, 20: Es celebrada por primera vez la Santa Misa en su cuarto.
Septiembre, 6: Primera invitación a la Crucifixión: “Dame tus manos, tus pies, Yo quiero clavarlos “. Septiembre, 8: Jesús se convierte en su Maestro. –Septiembre, 4: El demonio comienza a atormentarla en su imaginación. – Octubre, 5 y 10: Promesa de esponsales espirituales con el Divino Esposo. – Octubre, 11: Invitación a la visión de víctima: “Ayúdame en la redención del género humano”. – Octubre, 15: Jesús, artista de su alma. – Diciembre, 20: Jesús le confía los sagrarios y los pecadores.
Solemniza el mes de María con florecillas diarias escritas por ella; consagración al fin del mes. – Junio, 30: Jesús le pide por primera vez la Consagración del mundo al Corazón Inmaculado de María; le ordena que el Director escriba al Papa.
Fiesta de la Santísima Trinidad: Pasa por la primera muerte mística.
Abril: Se agrava su salud, el Párroco decide llevarle diario la Sagrada Comunión. – Mayo, 31: Debido a su pedido para la Consagración, en nombre de la Santa Sede la visita el Padre Antonio Durao S.J. Desde julio hasta el 7 de octubre, venganzas y persecuciones visibles del demonio. – La Sra. Fernanda dos Santos, de Lisboa, socorre la pobreza de Alejandrina.
Octubre, 3: Sufre por primera vez la Pasión, que se repetirá todos los viernes hasta el 20 de marzo de 1942. – Abril, 5: Jesús le confirma el desposorio espiritual con el alma de Alejandrina. – Purificación de los sentidos manifestada a través de una sed abrasadora y la sensación de olores insoportables, inmediatamente después de la primera Pasión. – Segundo examen de la Santa Sede realizado por el canónigo Manuel P. Vilar. – Diciembre, 6: Viaje a Porto, para ser examinada por los médicos. – Diciembre, 26: La examina el profesor Elísio de Moura.
Marzo, 20: “Jesús le predice respecto al nuevo Pontífice Pío XII: Es el Papa que consagrará el mundo al Corazón de Mi Madre”. – Junio, 16: Fiesta del Sagrado Corazón: pide por última vez al Papa la Consagración del mundo al Corazón de María. – Enero, 20:; junio, 28: Jesús le predice la guerra como castigo de graves pecados. – Alejandrina se ofrece como víctima por la paz.
Julio, 4: Se ofrece víctima con otras almas del mundo en unión de Nuestra Señora para obtener la paz al menos para su Patria. Jesús acepta la oferta y le afirma categóricamente: “Portugal estará a salvo”. – Diciembre, 6: Jesús le asegura que el Santo Padre será protegido físicamente de los horrores de la guerra, pero que sufrirá mucho moralmente.
Enero, 4; abril, 5: Jesús le pide con insistencia la Consagración para obtener la paz del mundo. – Febrero, 14: El Dr. Manuel Augusto Dias de Azevedo, se convierte en su médico asistente, el “médico providencial”; junio, 15: visita médica al Porto.
Padre Mariano Pinho, sj
Enero, 7: Pierde a su primer Director, P. Pinho. – Enero, 20: El Padre Pinho le manda como confesor al Padre Alberto Gomes. – Marzo, 20: Sufre por última vez la Pasión; marzo, 27: Empeora y le administran los Sacramentos; entra en la segunda muerte mística, muy dolorosa porque asiste a una especie de destrucción e incineración de su propio cuerpo, que dura hasta el 24 de octubre de 1944; dicta sus últimas disposiciones, persuadida de que va a morir; comienza el ayuno completo viviendo solamente de la Eucaristía hasta la muerte (13 de octubre de 1955): en lugar de la Pasión, tendrá los éxtasis los viernes. – predice la próxima Consagración al Corazón de María. – Septiembre, 5: Siente que será transformada por el amor.
Del 10 de junio hasta el 20 de julio: Es internada en el Refugio de Parálisis Infantil para ser analizada por el Dr. Araujo por su ayuno y anuria. – Octubre, 11: Jesús le confirma que Portugal no entrará en la guerra. – Octubre, 31: Sufre las penas del Purgatorio.
Dr Gomes de Araújo
Febrero: Separación del espíritu del alma. – Mayo, 13: Sepultada místicamente. – Junio 21: Primer encuentro con el P. Humberto Pasquale S.D.B., que será su segundo Director. – Junio, 3: Jesús le entrega su Corazón. – Agosto, 5: Jesús entra en ella como un ladrón y se lleva aquello que es vida para el cuerpo: esa parte pasa un día en el Cielo mientras el cuerpo permanece en el mayor dolor. Críticas y calumnias contra su vida (verano). – Septiembre, 8: El P. Humberto toma oficialmente su dirección espiritual. – Octubre, 24: Se siente como sagrario de la Santísima Trinidad. – Noviembre, 4: Operaciones divinas del Espíritu Santo. – Noviembre, 10: Saetas de amor le penetran el corazón. – Noviembre, 16: Se reconoce sensiblemente transformada en Cristo. – Noviembre, 27: Jesús la llama “Bendita de mi Padre”.– Primer sábado del mes: Es coronada reina por Nuestra Señora. – Diciembre, 8: Jesús y Nuestra Señora le entregan y le cierran en el corazón a la humanidad. – Tentativas para dejarla sin Director. – Diciembre, 29: Su matrimonio místico.
Diploma de Cooperadora Salesiana
Es inscrita entre los Cooperadores Salesianos. – Febrero, 26: Se siente transformada en pecado y hace un recuento de las varias categorías de pecados. – Marzo, 3: Jesús le dilata el corazón. – Marzo, 19: Mensaje para las familias: imitar a la Familia de Nazaret. – Abril, 24: Promesa de la perseverancia; privilegio del que se encuentran alusiones en otros lugares: por ejemplo, en el éxtasis de 23 de junio de 1944. –Mayo, 11: Mudanza de corazones entre Jesús y ella. – Mayo, 20: Unión de los dos corazones. – Junio, 26: Jesús la transforma en Él. – Julio 23: Es admitida a contemplar a la Santísima Trinidad. – Agosto, 13: Contempla nuevamente a la Santísima Trinidad. – Agosto, 23: Revestida y como transformada en pecado. – Septiembre, 1: Nuevas y grandes manifestaciones de su transformación en Cristo. – Septiembre, 14: Jesús se derrama a sí mismo en el corazón de Alejandrina.
Enero, 4-16: Resurrección mística y Ascensión al Cielo. – Enero, 11: Operaciones divinas del Espíritu Santo., durante este año siente en sí la acción del Padre Eterno (documento sin fecha). – Octubre, 3: Es colocada sobre duras tablas y así permanecerá hasta la muerte. – Noviembre, 1: Resurrección mística. – Noviembre , 22: Nuevos dardos de amor lanzados por un revoloteo de ángeles. – Noviembre, 24: Nuevo examen de los teólogos y de un médico ateo, que la deja muy adolorida. –Diciembre, 25: Una cartita importante al Niño Jesús, en la que renuncia a la realización de las promesas de Dios y a su propia vida.
Abril, 4: Descenso místico al limbo. – Abril, 15: Confirmación de su matrimonio místico. – Julio, 20: Al sentirse muy mal, escribe su carta-testamento a los pecadores.
Febrero, 6: Vive por largo tiempo el misterio de la Iglesia, simbolizada en la torre descrita por Hermás. Revivirá este símbolo especialmente desde 1953 en adelante. En aquel período, durante algunos éxtasis, soltará una llamada afligida: “¡La Iglesia! ¡La Iglesia!”. – Penetrará... en la Pasión íntima de Jesús. – Julio, 14: Escribe una cartita a los pecadores, para que la coloquen en su tumba. – Septiembre, 23: Pierde a su segundo Director.
Abril, 22: Vive el símbolo de la torre. – Junio, 24: Jesús le encarga distribuir las riquezas de su Divino Corazón. – Septiembre, 2: Jesús le promete llevar a su tumba a muchos pecadores y convertirlos. – Octubre, 2: Nuestra Señora le pide que le atraiga a las almas con el rezo del Santo Rosario.
Marzo, 10: Jesús le muestra la necesidad de que las almas víctimas se multipliquen en el mundo. – Octubre, 20: Cargando desde hace tiempo los pecados, le parece envenenar a la humanidad con todos sus sentidos.
Enero, 26: Ve la torre; A la Iglesia amenazada por todas las fieras. – Febrero, 2: Le parece ser como un sepulcro inmenso, en el que debe encerrar a toda la mortalidad de un mundo que peca, para darle a todos la vida de Cristo. – Marzo, 23: Jesús le promete que todos los viernes comulgará, si faltara el sacerdote, comulgará de las propias manos de Jesús o de un ángel.
Enero, 5: Jesús le promete que muchas almas se volverán, por su ejemplo, ardientemente eucarísticas. – Durante este año aumenta el número de personas que visitan a Alejandrina. – Tiene la sensación de ser como un pescador que tiene muchas redes para lanzarlas hacia las almas. Jesús le afirma: – Tú vives mi vida pública. – Mayo, 30: Jesús le afirma: “Nunca, nunca me separé de ti desde el día de tu Bautismo”.
Los visitantes...
En el día de San José recibe en audiencia a 570 personas. – Mayo, 9: Recibe casi dos mil personas: habla cerca de 10 horas. – Junio, 5: Recibe cerca de cinco mil personas y el día 10 casi 6 mil; llegaron 180 automóviles y muchas decenas de camionetas. Después de estas audiencias al preguntarle si estaba cansada, ella respondía: “Puedo recibir aún a más”. – Noviembre, 20: Jesús llama a la habitación de Alejandrina: “El Calvario de los pecadores”. – Diciembre, 25: Último éxtasis público; se empieza a cumplir la promesa: se aproxima el fin. Visión de la Santísima Trinidad.
Abril, 9: doceavo aniversario del ayuno total; Jesús le dice:”Te coloqué en el mundo, hago que vivas sólo de mí, para probarle al mundo cuanto vale la Eucaristía, que es mi vida en las almas”. En estos tiempos explica los pecados contra la fe y la esperanza. – Septiembre, 10: Sufriendo una muerte mística, animales y aves le devoran el alma. – Octubre, 1: Su misión: “Incendiar el mundo con el amor de Jesús y de María”. Primer viernes: Estigmas místicos de amor.
Enero, 7: Jesús le predice la muerte: “¡Estás en tu año, estás en tu año, estás en tu año!”. – Febrero, 4: El Padre Eterno le dice: “Esta es nuestra hija muy amada, en quien fue puesta nuestra mirada”. – Marzo, 4: Martirio del olfato atormentado por insoportables olores. – Mayo, 6: El Corazón Inmaculado de María le dice: “Dentro de poco vendré a buscarte”. – Octubre, 13: Vuela para el Cielo.
Juebes 13 de Octubre 1955... nascimiento al Cielo!

El director espiritual salesiano de Alejandrina, por invitación del Arzobispo de Braga, inicia el proceso diocesano sobre las virtudes de fama y santidad de Alejandrina.
Se recogen los escritos de Alejandrina a muchos destinatarios.
Se abre el proceso diocesano sobre todos los escritos y comienzan a ser interrogados por el Tribunal Eclesiástico 48 testigos.
Se cierra el proceso diocesano con la presencia del Postulador General de los Salesianos. – El 21 de mayo abre la Sagrada Congregación las dos cajas de escritos y testimonios.
El 26 de marzo, el primer teólogo encargado por la Santa Sede da su voto positivo acerca de los escritos de la Sierva de Dios.
El 30 de noviembre, el segundo teólogo da también su voto positivo.
1977
La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe da el “Nihil Obstat” para el tratado de la causa.
El 18 de julio, los restos mortales de Alejandrina son trasladados del cementerio y depositados en una capilla en la iglesia parroquial. La Sagrada Congregación para la Causa de los Santos emana el decreto que aprueba sus escritos. En septiembre, la Postulación publica el Sumario de las Virtudes extraído de los testimonios del proceso diocesano.
Se solicita a Cardenales y Obispos, a la Conferencia Episcopal Portuguesa y a Eminentes Personalidades de la Iglesia “Cartas Postulatorias” dirigidas al Santo Padre para pedir la beatificación de la Sierva de Dios.
25 de Abril 2004, beatificación por Juan Pablo II, en Roma.

25 Abril : Beatificación en Roma.

sábado, 12 de noviembre de 2011

AUTOBIOGRAFIA - 16

MIS ORACIONES E UNIÓN ÍNTIMA CON JESÚS SACRAMENTADO

– Por la mañanita, empezaba a hacer mis oraciones, comenzando por la señal de la cruz, y después me acordaba de Jesús Sacramentado, haciendo la comunión espiritual y diciendo la jaculatoria: "Sagrado Corazón de Jesús, este día es para Vos". La repetía tres veces. Después continuaba: "Vuestra bendición, Jesús quiero ser santa. Mi Jesús, bendice a Vuestra hijita que quiere ser santa." Decía también: "Alabado sea Nuestro Señor... Las Tres Personas de la Santísima Trinidad me bendigan, así como San José, María Santísima y todos los Ángeles, Santos y Santas del Cielo". Que las bendiciones desciendan sobre mí y nada he de temer. Seré santa: son esos mis deseos más ardientes". Rezaba tres Gloria Patri. Después ofrecía las horas del día así: "Os ofrezco, Dios mío, en unión...", Padrenuestro, Avemaría y Gloria al Padre... "Sagrado Corazón de Jesús que tanto nos amas..." y el Credo.
Después continuaba: "Mi Jesús, me uno en espíritu, en este momento y desde este momento para siempre, a todas las Santas Misas que de día y de noche se celebran en la tierra. Jesús, inmólame con ustedes a cada momento en el altar del sacrificio; ofréceme con ustedes al Padre Eterno por las misma intenciones que Vos ofrecisteis."
Volteada hacia la Madrecita le decía: "Avemaría, llena de Gracia, yo os saludo, llena de gracia. Madrecita, quiero ser santa, Madrecita bendíceme y pide a Jesús que me bendiga".
Y así me consagraba a ella: "Madrecita, te consagro mis ojos, mis oídos, mi boca, mi corazón, mi alma, mi virginidad, mi pureza, mi castidad, la pureza y la castidad de...
Acéptalo, Madrecita es vuestro, y sois Vos el cofre sagrado, el cofre bendito de nuestra riqueza. Os consagro mi presente y mi futuro, mi vida y mi muerte, todo cuanto me dieran, rezaran por mí y ofrecieran por mí. Madrecita, ábreme tus santísimos brazos, tómame en ellos, estréchame en tu santísimo Corazón, cúbreme con tu mando y acéptame como tu hija muy amada, muy querida y conságrame toda a Jesús.
Enciérrame para siempre en Su divino Corazón y dile que lo ayudas a crucificarme, para que no quede nada de mi cuerpo ni de mi alma por crucificar. Madrecita, hazme humilde, obediente, pura, casta en el alma y en el cuerpo. Hazme pura, hazme un ángel. Transfórmame toda en amor, consúmeme toda en las llamas del amor de Jesús. Madrecita, pide perdón a Jesús por mí. dile que soy el hijo pródigo que vuelvo a casa de mi buen Padre, dispuesta a seguirlo, a amarlo, a adorarlo, a obedecerle ya imitarlo. Dile que no quiero ofenderlo más. Madrecita, obtén de mi un dolor tan grande de mis pecados, que sea tan mi arrepentimiento que quede pura, que quede como un ángel. Pura como quedé después de mi Bautismo, para que por mi pureza merezca la compasión de Jesús para recibirlo sacramentalmente todos los días y poseerlo en mí hasta dar el último suspiro. Madrecita, ven conmigo a los sagrarios, para todos los sagrarios del mundo, para toda parte o lugar donde Jesús habita sacramentalmente. Hazle esta mi humilde oferta. ¡Oh, cómo Jesús quedará contento con esta oferta tan pobrecita, tan miserable, tan indigna! Madrecita, quiero andar de sagrario en sagrario a pedir favores a Jesús, como la abejita de flor en flor, chupando el néctar. Madrecita, quiero formar un muro de rocas de amor en cada lugar donde Jesús habita sacramentado, para que no haya nada que pueda entrometerse entre el amor y herir Su Santísimo Corazón, renovar sus santísimas llagas y toda su Santa Pasión. Madrecita, habla en mi corazón y en mis labios, haz más fervorosas mis oraciones y más valiosos mis pedidos.
Jesús mío, me consagro toda a Ti. Abre de par en par tu Santísimo Corazón. Deja que entre en ese Corazón bendito, en ese horno ardiente, en ese fuego abrasador. Enciérrame, mi buen Jesús, déjame toda dentro de tu Santísimo Corazón, déjame dar allí mi último suspiro, embriagada en tu divino amor, quemada en las llamas del amor. No me dejes separarme de ti en la tierra si no para regresar a unirme a ti en el Cielo por toda la eternidad.
Jesús, voy a invitar a la Madrecita, que ella hable por mí. Voy y vengo, sí, mi Jesús.
Ave María, llena de gracia, te saludo, llena de gracia. Ven conmigo a los sagrarios, ven a cubrir de amor a mi Jesús. Ofrécele todo cuando pasa en mí, todo cuanto tengo por costumbre de ofrecer, todo cuando pueda imaginar, como actos de amor para Nuestro Señor Sacramentado."
Decía tres veces: "Gracias y alabanzas se den a cada momento..." y hacía la comunión espiritual ya descrita. En esos momentos, decía todo esto que se sigue a Nuestra Señor, par que Ella lo repita a su amado Hijo por mí:
«Jesús, acá está la Madrecita, es Ella quien va a hablar por mí.
Querida Madrecita del Cielo, ve a darle besitos a los sagrarios, besos sin cuenta, abrazos sin cuenta, caricias sin cuenta, mimos sin cuenta, todo para Jesús sacramentado, todo para la Santísima Trinidad, todo para Ti. Multiplícalos mucho, mucho y dalos con un puro y santo amor, con un amor que no pueda más amar, llenos de unas santas nostalgias por no poder ir a besar y abrazar a Jesús Sacramentado y a la Santísima Trinidad y a Ti, mi Madre querida: ¿Pues acaso no sois Vos la criatura más amada y más querida de Jesús? ¡Oh! dalos entonces en mi nombre, con ese amor con que amáis y sois amada.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

AUTOBIOGRAFIA - 15

PEQUEÑOS SACRIFICIOS POR AMOR DE JESÚS

– Por amor de Jesús y de la Madrecita hacía pequeños sacrificios como: dejaba de verme en el espejo, unaue lo tuviera en mi mano; no hablaba cuando quería, dejaba de dormir durante la noche para hacerle compañía a Jesús. Comulgaba sacramentalmente pocas veces, pero vivía lo más posible unida a Él.

COMO HONRABA JESÚS Y A LA SSª VIRGEN

– Para honrar a Jesús y a la Santísima Virgen, escribía en papelitos, santitos, etc,. lo que sigue:
«Jesús, os amo con todo mi corazón. Compadécete de esta pobre enferma y llévame hasta Ti cuando sea tu voluntad. ¿Sí, amado Jesús? Nunca te olvides de mí, que soy una gran pecadora.»

En 1930:

«Mi querido Jesús, quiero visitarte y visitar tus sagrarios pero no puedo, porque mi dolencia me obliga a estar retenida en mi querido lecho de dolor. Hágase tu voluntad, Jesús, pero al menos, Jesús mío, permite que ni un momento se pase sin que vaya en espíritu a la puerta de tus sagrarios a decirte:
Jesús, quiero amarte, quiero abrasarme toda en las llamas de Vuestro amor y pedirvos por los pecadores y por las almas del Purgatorio.»
En mayo de 1930, escribí así en la tapa de un librito:
«Mi querida Madre del Cielo, ven a presentar a vuestro y mi querido Jesús en sus sagrarios, mis oraciones y a hacer más valioso mis pedidos. ¡Refugio de los pecadores, dile a Jesús que quiero ser santa! ¡Sí, Santísima Virgen? ¡Ah! dile también que quiero muchos sufrimientos, pero que no me deje sola ni un momento, porque sola temo confundirme, porque nada soy, nada poseo, nada valgo. Dile que lo amo mucho, pero que quiero amarlo mucho más. Quiero morir abrasada en el amor de Jesús y en el Vuestro. ¿Sí? Dile muchas cosas de mí, hazle todos mis pedidos. Confío, confío en Vos. ¡María, dame el Cielo»
En 1931, escribí esto al revés de un santito:

«Mi querida Madre, ruega a Jesús por esta hijita tan pobre, tan pecadora. No hay otra como yo. No merezco ser atendida. ¡Cómo me he atrevido a ofender a mi querido Jesús!? ¡Qué miserable he sido por haber ofendido a mi Jesús!»

martes, 4 de octubre de 2011

¡BUENAS NOTICIAS!

Alejandrina en el Mexico


13 de octubre 2011, fecha de nascimiento en el cielo de la Beata Alexandrina Maria María da Costa, tambien se celebrarà en México, por los Cooperadores Salesianos.

La Capilla de los Cooperadores Salesianos

Aquí está el pequeño mensaje que Fernando Ramirez Saldaña, Cooperador Salesiano en Guadalajara nos ha enviado :

« Salesiana Cooperadora: Beata Alexandrina Maria da Costa, su fiesta el 13 de octubre.
En la capilla de la Casa del Cooperador, en Guadalajara Jal, tenemos una reliquia de primer grado. Que Dios nos permita valorar toda su vida para que aumentemos el amor a la Eucaristía como fue toda la vida de ella. Ojala en cada centro de cooperadores tengamos un momento para ella. »

domingo, 31 de julio de 2011

AUTOBIOGRAFIA - 14

NUEVOS DESEOS DE SER CURADA. ENTERA CONFORMIDAD CON LA VOLUNTAD DIVINA
  Como me hablasen de los milagros de Fátima y sabiendo, en 1928, que varias personas irían a Cova da Iria, nacieron en mí deseos de ir también. El médico asistente y mi párroco no me dejaron diciendo que era imposible ir tan lejos, si yo mal consentía que me tocasen la cama. El párroco me decía que pidiese desde aquí mi curación y que, después iría con Nuestra Señora de Fátima a agradecer tan grande gracia. El médico prometió atestiguar si el milagro se diese.
En ese año el párroco fue a Fátima y me preguntó que quería de allá. Le pedí que me trajese una medalla, pero él me trajo además un rosario, una medalla y el manual del peregrino y agua de Fátima. Me aconsejó hacerle una novena a Nuestra Señora y beber del agua de Fátima con el fin de ser curada. No hice una novena sino muchas. Cantaba mucho y le decía a los vecinos que me visitaban: si un día me viesen por el camino y me oyesen cantar, era que iba a agradecer a Nuestra señora el beneficio que recibía. Pero me engañaba, era mi gran confianza en la Madrecita y en Jesús la que me hacía hablar así. Pensaba, si fuera curada me voy para ser religiosa, pues tenía miedo de vivir en el mundo. Ni siquiera visitaría a mi familia. Quería ser misionera para bautizar niñitos y salvar almas.
Como no conseguí nada, murieron mis deseos de ser curada y para siempre, sintiendo cada vez más ansias de amar el sufrimiento y de sólo pensar en Jesús.
Un día en que estaba sola y recordando que Jesús estaba en el sagrario le dije:
«Mi buen Jesús, estás preso y yo también. Estamos presos los dos: Vos preso para mi bien y presa en Vuestras manos. Sois Rey y Señor de todo y yo soy un gusano de la tierra. Te dejé en el abandono, pensando sólo en este mundo que da la perdición a las almas. Ahora arrepentida con todo el corazón quiero que me ayudes a sufrir con resignación. No me faltes con tu protección, buen Jesús. 
ME OFRECÍ A JESÚS COMO VÍCTIMA
  Sin saber como me ofrecí a Nuestro Señor como víctima y venía, desde hacía mucho tiempo pidiendo el amor al sufrimiento. Nuestro Señor me lo concedió tanto, tanto esta gracia que hoy no cambiaría el dolor por todo cuanto hay en el mundo. Con este amor al dolor, me consolaba y ofrecía a Jesús todos mis sufrimientos. El consuelo de Jesús y la salvación de las almas era lo que más me preocupaba.
Con la pérdida de mis fuerzas físicas fui dejando todas las distracciones del mundo y con el amor que tenía a la oración -porque sólo al orar me sentía bien- me acostumbré a vivir en unión íntima con Nuestro Señor. Cuando recibía visitas que me distraían un poco quedaba disgustada y triste por no haberme acordado de Jesús durante ese tiempo.
*****
(Beata Alexandrina: Autobiografia)

domingo, 24 de julio de 2011

CUANTAS VECES LEVANTO MIS OJOS AL CIELO...

Santísima Trinidad, mi querida y añorada Trinidad

Jesús me suspendió mi crucifixión y me parece que suspendió mi vida. Sólo Él puede evaluar mi tristeza y nostalgia. No tengo el sufrimiento de la cruz, ya no me siento dentro de ella, se me escondió por completo, pero tengo todavía una mayor cruz, son mayores mis sufrimientos. No puedo vivir en el mundo. El tiempo pasa, las horas me parecen siglos, los días y las noches son eternidades. Cuántas veces levanto mis ojos al Cielo para exclamar:
¡Jesús, mi querido y añorado Jesús! ¡Madrecita, querida y añorada Madrecita! ¡Santísima Trinidad, mi querida y añorada Trinidad, para quien sólo quiero vivir, a quien me entrego y a quiero sólo quiero amar!
¡Pobre de mí! Digo que amo y no tengo corazón para amar, no tengo cuerpo sino para el dolor, soy como una bola de espuma que se deshace deprisa. ¡Qué tinieblas, Jesús mío, qué sequedad, qué amarguras, qué agonías las de mi alma!
El hilito de vida divina que estaba unido a mi corazón, a pesar de sentir que no lo tengo, aún está unido al lugar donde habita. Siento que a cada momento se quiere quebrar. La furia de la horrenda tempestad tiene todos los temblores. Del pequeñito lugar que ocupaba mi pobre corazón, salen de tiempo en tiempo unas escasas gotas de sangre. Y es ahora que siento que la pobre Humanidad necesita tanto de ellas, está sedienta y quiere chuparlas.
Jesús mío, no abandones a esta pobrecita que siempre confió en Ti y sigue confiando. A pesar de que me siento perdida en las tinieblas, todo lo espero de Ti.
El demonio rompió todas las cadenas que lo ataban, cayó sobre mí. Sola lucho y combato su rabia.
¡Jesús, a cada momento me parece que te ofendo! ¡Mi querido Jesús, mi querida Madrecita, me quitaron a mi Padrecito en estos tristes días en que yo más necesitaba de él!.
Me siento abandonada por todos, excepto cuando te me das milagrosamente para consuelo de mi alma, lo que rara vez sucede! Perdona a todos los que me hieren, perdónales tanta ceguera, yo ya los perdoné.
En mi corazón ya no caben más espadas, ha sufrido por todos lados y a recibido sufrimientos de quien menos esperaba. ¡Jesús mío, para todos es vuestro perdón, vuestro amor y vuestra compasión! Purifica, santifica, incéndianos en vuestro divino amor y lleva junto a Vos sin demora a vuestra hijita agonizante.
El día 24 de mayo, día del divino Espíritu Santo, yo pedía toda la luz y todo el fuego de su divino Amor, de su Amor santificador, entonces el estado de mi alma se modificó, y ese día en la tarde yo decía: Ya no tengo vida de la tierra, sólo tengo cuerpo para el dolor.
A partir de este día dejé de sentir lo que hasta entonces sentía continuamente, que eran malolientes serpientes llenas de toda la inmundicia, que entraban por la boca y salían arrancadas no sé por quien, haciendo recordar a los condenados del infierno, atormentados por los demonios. No podía oír el gorjear de los pajarillos al alba y al anochecer, a pesar de recordar que estaban alabando a su Creador. Sus gorjeos herían mi alma. No podía escuchar nada alegre. Mi sed era abrasadora, la nostalgia de alimentarme no sabía explicármela y todo esto me llevaba a la desesperación por sentir que era imposible saciar mis deseos. Entonces le decía a mi Jesús: Es por Ti que sufro, sacia Tu sed de amor, sacia la sed que tienes de las almas.
El día 25, notaron una diferencia en mí, sólo quería la transformación de mi alma. Dejé de sentir las grandes amarguras, tinieblas, sequedad y agonías, sólo de cuando en cuando y pasajeras, pero sentía grandes deseos de volar para el Cielo, llegando a sentir impulsos que me hacían levantarme, se me figuraba que tenía alas y levantaba el vuelo para el Cielo, teniendo entera confianza en Jesús y en la Madrecita y siempre conforme con su voluntad. En medio de todo esto, mi alma se siente en fiesta, tanto que llego a cantar con júbilo y alegría:
“¡Ver a Dios, ver siempre,
siempre a Dios: Eso es el Cielo! Quien me diera ir para allá”, etc.
Me parece ir hacia la Patria Celeste, hacia mi Jesús, de pie, de brazos abiertos, a descansar en su divino regazo.
Ya que no puedo saciar mis deseos y añoranzas de los manjares de la tierra, suspiro, muero y ansío ir a saciarme de los manjares celestes y sólo estos me valen para la eternidad.
El hilo divino que une el lugar donde estaba mi corazón está listo a quebrarse, me parece que fue limado. Lo único que le ha valido es la tempestad que sólo de tarde en tarde le da unos pequeños temblores. Ahora sí puedo decir:
El Cielo está cerca, voy a ver a mi Jesús, voy a ver a mi querida Madrecita, voy a gozar del Paraíso, voy eternamente a amar a mis Amores. Dejo el mundo sin nostalgia, no le pertenezco, no soy de él.
“¡Estoy bien, muy bien de mi cabeza! El 27 de mayo, cuando asistía al mes de la Madrecita, tuve este presentimiento que no me dejaba en paz: Muero en mayo, viene la paz en junio. Mi Padrecito espiritual va a ser liberado y viene a asistirme en mi muerte. Moriré el sábado al atardecer, mi entierro será el martes, el primer día del mes de Jesús”.
Ignoramos la fuente de este añadido.
Probablemente en este período Alejandrina vive la segunda muerte mística. Padre Humberto.
Sentimientos del'alma, 24 de mayo 1942.

miércoles, 20 de julio de 2011

AUTOBIOGRAFIA - 13

VIGILANCIA DE LA QUERIDA MADRECITA

– A mis 18 años inesperadamente me vi en un peligro muy grande. Recuerdo que llevaba mi rosario en la mano y que apreté una medalla de Nuestra Señora de las Gracias y de repente, me libré del peligro. Fue sin duda la Madrecita del Cielo velando por mí. ¡Oh, cómo le estoy agradecida!

DESEOS DE SER CURADA, CONFORMIDAD CON LA VOLUNTAD DE DIOS

– A los 29 años encamé y esta vez, como la otra, no tuve quien me dijera_ "Deja pasar algún tiempo, que aún irás a levantarte." En este tiempo, el médico de Porto, Dr. João de Almeida, le informó a mi madre que temía que yo empeorase.
A partir de ese momento, comencé a tener por enfermera a mi hermana, porque mi madre se ocupaba en servicios del campo y mi hermana costuraba. Tuve momento de desaliento, pero nunca de desesperación. Nada en el mundo me atraía, sólo tenía nostalgia de mi jardincito, porque amaba mucho las flores. Algunas veces ayudada por mi hermana fui a verlo, para quitarme esa nostalgia. Tenía mucha nostalgia de Jesús, de nuestra iglesia y cuando había fiestas del Sagrado Corazón de Jesús o Misas cantadas, lloraba amargamente. Como era cantora, me entristecía mucho ver ir a mi hermana, que también cantaba y yo me quedaba. Muchas veces ella me decía: "Si ya pudieses estar sentadita, yo te llevo a cuestas". Lloraba ella por ir y yo me quedaba y lloraba por querer salir y no poder acompañarla, pero me conformaba siempre con la voluntad de Nuestro Señor. Poco a poco me fui habituando a la cama y fui perdiendo todas esas nostalgias.
En los primeros años hacía por distraerme y hasta pedía que jugásemos a las cartas y otras veces jugaba yo sola. Tengo pesar porque no había pensado desde el principio como pienso ahora, de vivir sólo unida a mi Jesús.
Llegué a hacer algunas promesas para ser curada, como: cortarme el cabello, que era para mí un gran sacrificio, dar todo mi oro y vestirme de luto toda mi vida, ir de rodillas desde mi casa hasta la iglesia. Mi madre, mi hermana y mis primas hicieron también grandes promesas. Por fin, comprendí que la voluntad de Nuestro Señor era que estuviese enferma. Dejé de pedir mi curación. En el correr de los años, estuve varias veces a las puertas de la muerte, me preparaba con los últimos Sacramentos y esperaba resignada la hora de mi muerte. En la medicina no tenía otro alivio que un poco de morfina que me inyectaban.

LA DEVOCIÓN A LA MADRECITA, PREDILECCIÓN POR EL MES DE MARÍA

– Todos los años en el mes de mayo, hacía el mes de la Madrecita. Me gustaba mucho hacerlo sola: meditaba, cantaba, rezaba y lloraba algunas veces y al mismo tiempo le pedía a la Madre del Cielo que me liberase de la grande tribulación que pasaba. Cantaba el "Tantum ergo" como si estuviese en la iglesia y fuese a recibir la bendición de Nuestro Señor. Como no tenía el Santísimo Sacramento en casa, ningún sacerdote que me diese la bendición entonces le pedía a Nuestro Señor que me la diese del Cielo y de todos los sagrarios. ¡Oh que momentos tan felices! Sentía caer sobre mí todas las bendiciones  el amor de Nuestro Señor. En estos momentos le pedía a Jesús bendiciones para mi familia y todos los que me son queridos.
Como en los primeros años no tenía ninguna imagen de la Madrecita traían una de la casa del párroco, el Corazón de María. Durante el mes, todo estaba bien, pero al terminar sentía grandes nostalgias cuando tenía que quedarme sin la imagen. Empecé a pensar en la manera de conseguirme una que fuese sólo mía. Como no tenía dinero, varias personas me ayudaron. Una amiga me dio unos pollitos que mi hermana fue criando hasta que pusieron huevos para que más tarde nacieran otros pollitos. Así fui consiguiendo lo que necesitaba para la imagen, la redoma y el altarcito. No sé describir el consuelo que sentí al ver que poseía para siempre la imagen de la querida Madrecita y que podría contemplarla de día y de noche.